Etiquetas


se pierde la libertad
podemos cambiar nuestra realidad

Yo me vi así en el espejo.

La pasé muy mal. 10 años en un espejo quebrado.

Esa gente que nos cuenta cuentos y luego, cuando los descubrimos, nos gritan y nos hacen llorar.

Debemos dejarlo, aunque lo perdamos todo.

A veces lloramos con ellos,  otras,  solas a oscuras antes de dormir.

Socialmente no se notan, porque tienen dos caras.

Cuando se acuestan, y el olor a alcohol y cigarro, no te deja dormir.

Cuando te prohíben o se burlan de tu forma de hablar,  de pensar,  de tu ropa o tu peinado, de tu educación, de tu Fe.

Cuando les pareces linda a otras personas, te ridiculizan.

Y lo hacen una y otra vez. Luego cuando te han usado suficiente, y en medio del valor que les da el alcohol, te anuncian que ya no quieren estar contigo.

Entonces, tú tomas tus cosas y te vas.

Luego te persiguen para que le pagues el dinero que le “adeudas” por cuentas del antiguo departamento en común…

Te quita el saludo en la calle.

Hay que parar el maltrato al cual nos entregamos porque creemos en el amor.

Nos alucinamos con los sueños y todas las mentiras, creemos todo.

Entonces hay una luz:

Hablar; decir, contar, mostrar las heridas, declarar las cosas que viviste.

Pedir ayuda, aunque no te la den.  Aceptar la que si, y los regalos.

Luego hay un resultado:   Re-crearse como en una hoja en blanco. Volver a vivir bien. Saludable.

La maravillas de los amigos y familiares de todos los lugares. Tuyos y postizos, viajeros del tiempo, viudas, esposas, niñas de campo, y de ciudad…

Hombres buenos, padres y madres, chiquititas y grandes…maestros.

Sin duda la mayor prueba es UNO MISMO.

Perdonarse no haber visto antes la puerta entreabierta, no haber sido más fuerte, no haber…

AHORA el mundo se abre como un abanico de posibilidades, un prisma, un enorme e infinito árbol, cuyas ramas y hojas, suben hacia un cielo estrellado.

Donde sus flores dejan caer lentamente sus pétalos sonriendo.

Un árbol de la vida, cuyas raíces están en el aprendizaje, y sus frutos, son de un corazón recuperado.

Bendición. Namaste.

 
 
Anuncios